Seleccionar página

Esto todos los días me alegra la vida un poquito más, en principio porque hacer y ver reír debe estar en el Top 5 de las cosas más contagiosas de la vida, y segundo porque siento que cada día van quedando más lindas.

Habia una vez una foto haciendo sonreir

Claro que en este caso, Victoria Antonella ayudó mucho porque se portó genial, pero además de que ella es una niña feliz y sonriente por naturaleza, creo que influyó bastante que su mamá tomó en cuenta estas recomendaciones que comparto con ustedes, y que creo que le harán más fácil el asunto cuando decidan hacer una sesión fotográfica para sus bebitos.

  • No pierdan de vista que los bebes son impacientes, así que no abusen de ellos. El asunto no debería durar más de una hora y media si es que lo quieren ver sonreír.
  • Procuren que la sesión esté pautada por lo menos una hora después de haber comido bien, ni muy lleno ni con hambre la sesión fluirá. A todos nos cuesta sonreír con hambre, pues a los bebes más. Mejor aún si es después de una siesta o por la mañana. Si está cansado no guardaremos los mejores recuerdos de su humor de bebe.
  • Tener cerca algo de agua, jugo o galletas. Mantenerlos hidratados y con algo para picar también puede ayudar.
  • Si pueden llevar algo de musica al lugar, seguro que lo disfrutarán.
  • En el caso de la ropa o los diferentes cambios, planear todo el outfit, desde zapatos o accesorios, hasta el resto de la pinta. Y si es en familia o con objetos protagónicos lo ideal es que combinen o que contrasten.
  • Por supuesto armarse de paciencia, dejarlo ser y disfrutar.
  • En nuestro caso, empezar a soñar desde ya con tu propia historia con final feliz, de lo demás yo me encargo.

Espero que les sean útiles estas recomendaciones y aquí hay otras fotos de ese hermoso día.

Habia una vez una foto tras camara Vicky Habia una vez una foto tras camara